¡Temporada de ciruelas!

La plantas o árboles de ciruela empiezan su ciclo de producción en el mes de febrero, que es cuando empiezan a tirar sus hojas, quedando el tronco y las ramas sin hojas, viéndose solo los palitos o chilibes. La planta se prepara para florear.

En esta etapa hay un mito: se cree que es la época cuando brota la viruela en los niños, enfermedad controlada y prevenida en la actualidad, aunque esta creencia aún permanece en los pueblos,

En los meses de marzo y abril los frutos empiezan a madurar, terminando de hacerlo en el mes de mayo, ya que en junio se intensifican las lluvias y, con ésta, los escasos frutos de las matas que aún tienen ciruelas se terminan de caer o maduran muy rápido. Otro problema que trae este mes son los gusanos que brotan dentro de los frutos. Para finales del mes de abril y mediados del mes de mayo ya es común observar en los patios o solares de las casas de los pueblos los árboles llenos de frutos en su máximo nivel de producción. Lo mismo sucede en las zonas urbanas en los predios donde aún existen estas plantas.

Las «ciruelas» yucatecas son frutos rojos, verdirrojos, verde amarillos, etc., con pulpa de rico sabor, las cuales no solo son alimento predilecto de chicos y grandes sino también, durante esta época, son el alimento preferido para las aves.

Las  ciruelas pertenecen a la familia de las Anacardiáceas, del género Spondias, y en lengua maya se  les conocen como “Abal”.

Existen muchas variedades de ciruelas en Yucatán de acuerdo a su color, consistencia, forma y origen. Las más comunes son: chi’ abal, sabak’ abal, ek’ abal, keke’ abal, tuxpana o tuxpeña. Estas mencionadas son las más conocidas existen, aunque también se consumen la campechana, San José y fundura. Esta última se da en los meses de junio y julio, ya que al parecer a esta variedad le encantan las lluvias.

La consistencia y sabor de cada tipo es diferente: desde sólidas y “tronadoras” al mordisco, hasta jugosas como la campechana, o carnosas como la tuxpeña o tuxpana. Algunas sirven para cocinar y se adicionan dentro de algunas comidas regionales como es el pipián, y también pueden prepararse en almíbar.

fuente: https://www.diariodelsureste.com.mx/

Redacción SU

Redacción SU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *