PRÓXIMAS ELECCIONES VIENEN CARGADAS DE CANDIDATURAS INDEPENDIENTES

El 2021 pinta para ser el primer año en la historia de las elecciones generales de México, en la que todos las boletas electorales de cargos federales incluirán a ciudadanos que no tienen partido político.

En las elecciones del 1 de julio, habrá más de 3.400 puestos en competencia en todo el país, de los cuales 629 serán para diputados, senadores o el propio cargo a presidente. De todos los que busquen ocupar estos cargos, habrá 47 mexicanos que no han establecido formalmente relación con ningún partido establecido: 39 personas que quieren ser representantes, 7 personas que quieren ocupar cargos en la cámara alta y 1 Un hombre que aspira a ocupar el puesto administrativo más alto de México.

Los candidatos independientes “vienen a refrescar” el escenario político, opinó María Marván, investigadora de temas jurídicos y exconsejera presidenta del instituto electoral y del organismo de acceso a la información pública. “Es un avance en una democracia que los ciudadanos no solamente puedan votar, sino incrementar su posibilidad de ser votados”, añadió, y “van a forzar a los partidos políticos a repensarse un poco”.

En un país en el que menos del 18 por ciento de la población dice tener confianza en los partidos políticos y el 90,6 por ciento cree que la corrupción es habitual en las filas de los partidos tradicionales, la incorporación de candidatos independientes en todos los niveles —desde 2015 ya podían competir para cargos locales y estatales— podría renovar el interés de los votantes y la manera de hacer política electoral.

Al resumir la experiencia de incorporar candidatos independientes a cargos federales, la investigadora Marván, refutó críticas que mostraban que las reglas para la obtención de candidaturas pueden obstaculizar la promoción independiente.

«Si en México, donde no hay segunda vuelta, abres la puerta a que cualquiera se pueda registrar como candidato independiente«. Sin los requisitos actuales, «habría unas cien opciones para presidente y esa fragmentación es como no tener opción alguna, además de que podría darse que alguien resulte electo con solo el ocho por ciento del voto total«.

Además, agregó: “No puedes tener las ventajas de ser independiente de un partido al mismo tiempo que quieres las ventajas de estar en un partido”.

Según Marván, «las candidaturas independientes pueden tener éxito» porque no solo lograron entrar en las boletas locales sino que también ganaron, como en el caso de Pedro Kumamoto, y luego lograron tener discusiones como la reducción de fondos de las agrupaciones políticas según su elección. “[Lo hicieron] con una voz que se escuchó más que la de algunos diputados que sí tienen partido”, dijo Marván.

Además, las demandas que se aplican a los independientes también podrían hacerse en el futuro a las fuerzas políticas establecidas. «Si a los candidatos independientes les pedimos un respaldo importante, ¿por qué no a los partidos?”, dijo Marván. “No creo que podamos decir que los independientes van a transformar un sistema anquilosado”, añadió, “pero sí obligan a competir de una manera distinta”.

Fuente: The New York Times

Reporteros

Reporteros