NAVIDAD CON COVID19

Aunque aún estamos a mas de 1 mes de la Nochebuena, muchas familias empiezan a preguntarse cómo organizar las fiestas de este año. ¿Habrá restricciones la movilidad? ¿Podremos juntarnos tanta gente como siempre?

En 2020 hemos dejado de celebrar muchas cosas: la Semana Santa, las Fallas, partidos de fútbol con el estadio lleno de aficionados, grandes festivales de música… Otras, en cambio, se han podido adaptar a las circunstancias, como las vacaciones de verano o la vuelta al cole. La pandemia de COVID ha ralentizado el mundo, pero no ha conseguido detenerlo y todo apunta a que tampoco podrá con la Navidad.

Aunque aún estamos a más de 3 semanas de la Nochebuena, muchas familias empiezan a preguntarse cómo organizar las fiestas de este año. ¿Habrá restricciones la movilidad? ¿Podremos juntarnos tanta gente como siempre? Debido a esto las autoridades han pedido «un poco de prudencia» ya que, en «un escenario tan inestable» es necesario «ver cómo evolucionan las cosas» durante estas fiestas.

Si tuviéramos que tomar hoy la decisión tendríamos que tener, lamentablemente, unas navidades con restricciones importantes. Las posibles medidas a tomar serian «actuar en grupos reducidos y con convivientes estables».

Pero más allá de las recomendaciones de salud pública, los expertos aseguran que hay muchos pequeños gestos que solo dependen de nuestra responsabilidad individual y que, sumados, pueden marcar la evolución de la pandemia. El epidemiólogo Javier del Águila no esconde que este año vamos a tener que seguir haciendo sacrificios, pero también es consciente de que, si se proponen medidas demasiado rígidas, «invitas a que mucha gente no las cumpla».

Del Águila, que es médico residente de Medicina preventiva y salud pública, a día de hoy está trabajando en el Centro Nacional de Epidemiología, pero también ha pasado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), dirigido por Fernando Simón. «Hay que entender que la gente tiene necesidades. No vamos a prohibir la Navidad, pero sí hay que intentar concienciar e incidir en cómo aumentar la seguridad de esos encuentros», explica.

El epidemiólogo reconoce que las reuniones sociales están siendo nuestro gran tendón de Aquiles. Buena parte de los nuevos contagios se producen en encuentros de este tipo, de hecho. «Hemos lanzado muchos mensajes de prevención para el espacio público y no para el ámbito familiar. Parece que al estar dentro de casa, me puedo quitar la mascarilla… ¡Eso es jauja!», asegura.

«Llevamos mascarilla en la calle, que es donde menos riesgo hay. Pero al reunirnos con gente cercana en casa, nos dejamos llevar por una falsa sensación de seguridad», detalla. «Hay que aplicar el sentido común».

Javier del Águila tiene claro que el riesgo 0 no existe, pero cree que «la clave es ir sumando pequeñas acciones que al final tienen un impacto alto».

Fuente: Cadenaser

Redacción SU

Redacción SU