El Jéets´méek’ : una tradición que aún vive en Umán.

Ceremonia de «Jéets méek» en Umán.

Umán.-  Jéets’ méek’ una ceremonia maya que posiciona a nuestros hijos ante su comunidad.

En esta misma ceremonia que se realiza en los primeros meses de vida de los niños y las niñas, tan solo con los elementos, Xtoop’ (Pepita gruesa), K’aa (maíz quemado y molido), je’ (huevo) en sí dejan entrever la estrecha relación que tiene la milpa y el solar en la vida dejan en claro no solo la generación de los alimentos sino como cohesionar a nuestras familias con la comunidad, de tal modo, con el Jéets´méek’, destaca:

Parte 1: Aceptar un compromiso de por vida.

Antes de nacer en el seno de una comunidad maya nuestros padres seleccionan a sus futuros compadres. Se desea que sean aquellas personas que se distingan por tener una vida ejemplar. Además, el género de los padrinos debe coincidir con el género del bebé. Esta ceremonia está íntimamente ligada a los consejos de nuestros progenitores. La elección de los compadres y comadres se realiza por la trayectoria de vida y trabajo desarrollado en la comunidad, ya que este sirve de referencia al ahijado(a).      

Nuestros ancestros nos han enseñado que no hay que menospreciar este tipo de invitaciones y que implican un largo compromiso durante nuestra existencia. La elección de los compadres  tiene un enorme significado para los padres del bebé porque ellos aseguran, en primera instancia, que en caso de fallecer, el padrino o la madrina será la persona idónea para retomar la función de orientar al ahijado(a) por los caminos de la vida. Los padrinos tienen además la obligación de incidir en la vida del ahijado(a) para que esta se apegue a los usos y costumbres mayas, tutelando su crecimiento y desarrollo. Es una responsabilidad que forma parte de las encomiendas reproducidas a diario en el seno de la vida familiar y comunitaria maya. De tal forma que, a través del Jéets´méek’, se  reproduce la cultura maya en la vida de cada uno de los descendientes que viven a lo largo y ancho de la península de Yucatán.

 

El padrino o madrina del "jéets méek" pieza importante para la familia.
El padrino o madrina del «jéets méek» pieza importante para la familia.

 

Parte 2: La ceremonia

Una vez que llegue la fecha acordada  ambas familias se preparan para esta actividad. Lo sobresaliente es que durante este acto serán usadas las semillas tostadas de la calabaza xtoop’ (calabaza de pepita gruesa), el K’aa o pinole, derivado del maíz tostado y molido, es usado como bebida durante el desayuno o la cena y también se usa el je’ o huevo. El Xtoop’ simboliza que “broten constantemente las ideas creativas” del nuevo integrante de esta comunidad, el K’aa propicia que se acuerde de su identidad y origen, mientras que el je’ le permite tener la claridad de los procesos para seguir generando alternativas para salir avante en su formación como ser humano.

Entonces, llegado el momento del Jéets´méek’, se acercan todos a la mesa ubicada en la casa principal, en el cual se encuentra representada la cruz de los 4 puntos cardinales ó aquella que ha sido producto del sincretismo cultural de nuestro pueblo. La mesa es decorada con motivos propios de esta ocasión. Se colocan ramos de flores y servilletas nuevas que luego serán usadas para el p’o k’ab. Además hay velas, incienso y un plato donde estarán las semillas de xtoop’, el k’aa y el je’.

El padrino o la madrina, dependiendo del sexo del ahijado(a), será la persona que deberá cargar al bebé durante esta ceremonia, la cual inicia cuando los padres entregan simbólicamente a su hijo a los compadres y estos lo reciben gustosamente. A partir de este momento, le platicaran también cómo es la vida y le dan en la boca al bebé pequeñas porciones del k’aa, xtoop’ y el je’mientras caminan alrededor de la mesa, haciendo 9 ó 13 vueltas del lado derecho y otro tanto similar del lado izquierdo. Estas vueltas están relacionadas con el cierre del círculo o el amarre (kaa k’axik) y después la apertura del mismo o desamarrar (kaa wachi’ik) que representan el equilibro o el ciclo de la vida. Puntualiza que nada es eterno, que todo lo que inicia tiene una conclusión.

Durante el Jéets´méek’ al ahijado(a) se le enseña el uso de los equipos. Luego ambos recorren el solar para conocer los árboles y cómo trepar en ellos. En algunos lugares se aprovecha la ocasión para que el bebé “monte a un perro” con la idea de que le facilite su desenvolvimiento al caminar. Además, le muestran el uso del machete, la coa, el sembrador y la computadora; mientras que a la niña la acercan a donde está la botella y le explican cómo debe lavar, usar el metate, el molino y todo aquello que le será útil en el futuro.

El equipo de Somos Umanenses agradece a la distinguida Familia Xool  la invitación a la ceremonia de «Jéets Méek»  que fue realizada el día de hoy 16 de junio del presente año, de la niña Alhelí Alejandra Moo, la ceremonia fue realizada por la jmeen Nicolasa Cen de la comunidad de Konchen, y quienes fueron sus padrinos los distinguidos señores el Doctor Carlos Evia Salazar y su gentil esposa la Licenciada Sandra Luz Flores Vazquez, quienes fueron acompañados por los padres de la niña Alhelí los señores  Jose Moo Poot y su esposa la señora Asusena E. Solis Xool de Moo, entre sus invitados estuvieron el Contador Publico señor Ángel Avila y su esposa la señora Bertha Casanova,  el Licenciado Jorge Canul Xool  y demás familiares que presenciaron esta ceremonia maya. 

 

Revista SomosUmanenses

Revista SomosUmanenses